Panamá 2000

Foto de familia de la X Cumbre Iberoamericana Panamá 2000

Descripción

Con el tema central “Unidos por la Niñez y la Adolescencia, Base de la Justicia y la Equidad en el Nuevo Milenio”, los Jefes de Estado y de Gobierno reconocieron la importancia fundamental de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho en las sociedades iberoamericanas.

Tras estudiar las situaciones presentes y destacar que la población de la región pronto alcanzará los seiscientos millones de habitantes, de los cuales la mayoría serán niños, niñas y adolescentes, quienes son la fuente de creatividad, energía, dinamismo, iniciativa y renovación social, se dictaron compromisos para el diseño y ejecución de políticas sociales conjuntas encaminadas al desarrollo pleno de este sector de la población a y su integración social.

Entre las acciones a impulsar se destacaron, entre otras, aquellas destinadas a: evitar el ingreso prematuro en el mercado laboral, atender las consecuencias físicas y psicológicas derivadas de la inclusión en conflictos armados y evitar la promoción y diseminación de una cultura de la violencia.

Encomendaron a la SECIB que, teniendo presente los resultados alcanzados en la X Cumbre y en la II Conferencia de Ministras, Ministros y Altos Responsables de la Infancia y la Adolescencia, elabore una Agenda Iberoamericana para la Niñez y la Adolescencia, que refleje las prioridades identificadas y la posición común de las naciones iberoamericanas.

Finalmente, conscientes de los retos que la Sociedad de la Información plantea a los pueblos, los mandatarios decidieron estimular la presentación de iniciativas, que mediante la cooperación y el uso de las tecnologías de la información y comunicación, condujeran a una verdadera comunidad virtual iberoamericana (CIBEROAMERICA). Esta Cumbre reunió a los mandatarios iberoamericanos en torno al tema “Unidos por la niñez y la adolescencia, base de la justicia y la equidad en el nuevo milenio”.

Se trataron, entre otras, las siguientes materias específicas y sus posibilidades correctoras:

  • El derecho de los niños y niñas a su registro al nacer.
  • El acceso a una educación inicial temprana y a la educación primaria gratuita y obligatoria.
  • La libre circulación de información sobre los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
  • La seguridad alimentaria, la extensión de la Seguridad Social, el SIDA, y la educación sexual.
  • El problema de la carencia de vivienda y el acceso al agua potable.
  • La pobreza y la pobreza extrema.
  • Los delitos de tráfico, secuestro, venta de órganos y explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.
  • Los derechos de los menores migrantes.
  • La violencia intrafamiliar y las consecuencias de los conflictos armados en los niños, niñas y adolescentes.

Los mandatarios reunidos en esa ocasión en Panamá, identificaron, entre otras, las siguientes acciones a seguir en su esfuerzo, por conseguir la equidad y justicia social:

  •  Asegurar el ejercicio del derecho de los niños y las niñas a su registro al nacer y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidados por ellos, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño.
  • Continuar la promoción de las sólidas y ricas raíces culturales, costumbres y tradiciones iberoamericanas, con pleno respeto a las especificidades y valores de cada país.
  • Intentar que, a más tardar en 2015, todos los niños y niñas de Iberoamérica tengan acceso a una educación inicial temprana, y a la educación primaria gratuita y obligatoria.
  • Estimular la libre circulación de información, a todo nivel, sobre los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
  • Fortalecer los programas de seguridad alimentaria, incluidos los que se llevan a cabo en las escuelas, acompañándolos de campañas de difusión y de educación en materia de nutrición, con especial énfasis en lactantes, niños pequeños y mujeres embarazadas.
  • Procurar la extensión de los sistemas de seguridad social al mayor número posible de familias y aumentar el acceso a los servicios de atención en salud integral, principalmente a los niños y niñas, a la mujer embarazada y a la madre adolescente.
  • Ejecutar medidas urgentes para la investigación, prevención, tratamiento y control del VIH/SIDA.
  • Incorporar en los sistemas educativos, escolar y no escolar, programas de educación de la sexualidad.
  • Conferir alta prioridad a la solución de la carencia de vivienda, incluido el acceso a servicios de agua potable, saneamiento y otras infraestructuras que respondan a las necesidades de la vida.

Reconociendo que la pobreza y extrema pobreza, la desigual distribución del ingreso, la exclusión social y la violencia intrafamiliar, son las principales causas de que los niños, niñas y adolescentes ingresen prematuramente al mercado laboral, permanezcan en las calles, sean objeto de explotación económica o sexual, migren, infrinjan la ley y estén expuestos a situaciones de riesgo, acordaron, entre otras medidas:

  • Continuar realizando todos los esfuerzos para reducir significativamente los altos niveles de pobreza y extrema pobreza en que viven parte de las poblaciones iberoamericanas.
  • Impulsar acciones legislativas y adoptar medidas severas que castiguen a quienes participan o colaboran en la comisión de delitos de tráfico, secuestro, venta de órganos y explotación sexual de niños, niñas y adolescentes y cualquier otra actividad ilícita que lesione su dignidad y vulnere sus derechos.
  • Promover acciones conjuntas dirigidas a garantizar la observancia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes.
  • Diseñar políticas nacionales y modelos de tratamiento o sistemas judiciales de menores, según las legislaciones nacionales, que incorporen acciones de prevención del delito y resguarden el cumplimiento de las garantías del debido proceso y su reinserción familiar y social.
  • Fortalecer e impulsar las políticas públicas encaminadas a prevenir y erradicar la violencia intrafamiliar y a proteger a los niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de esta forma de violencia.

Para paliar las consecuencias de los conflictos armados en los niños, niñas y adolescentes, propusieron entre otras las siguientes medidas:

  • Tomar medidas concertadas para la rehabilitación y protección de los niños, niñas y adolescentes afectados por conflictos armados.
  • Reiterar la satisfacción de los Gobiernos iberoamericanos por la decisión de un creciente número de Estados de adherir o ratificar la Convención de Ottawa sobre la prohibición, empleo, almacenamiento, producción y transferencia de Minas Antipersonas y sobre su destrucción.
  • Realizar los esfuerzos necesarios para obtener resultados concretos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el comercio ilícito de armas pequeñas y armas ligeras.

Asimismo, reconocieron que el aumento de las manifestaciones de violencia, particularmente las que tienen como víctimas a niños, niñas y adolescentes, en los hogares, en las escuelas, en las instituciones y en las calles, es uno de los más graves problemas que afectan a las sociedades iberoamericanas.

En cuanto a la Cooperación Iberoamericana;

Resaltaron la aprobación del Plan de Trabajo de la SECIB para el año siguiente, de su presupuesto y la ponderación de las cuotas que los Estados miembros aportarían para su sostenimiento, además de su organigrama y la designación de los funcionarios.

Reiteraron su compromiso de agilizar los trámites conducentes a la ratificación, cuando sea el caso, del “Protocolo al Convenio para la Cooperación, en el marco de la Conferencia Iberoamericana para la Constitución de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB)”.

Dieron la bienvenida a la constitución de la Escuela Iberoamericana de Gobierno y las Políticas Públicas, cuya secretaría técnica fue asumida por la SECIB, a la cual encomendaron un estudio de las posibilidades y perspectivas de colaboración en el campo de la cooperación interuniversitaria, a los efectos de analizar su posible incorporación a la agenda de la cooperación iberoamericana.

Conscientes de los retos que la sociedad de la información plantea a los pueblos, los mandatarios decidieron estimular la presentación de iniciativas, que mediante la cooperación y el uso de las tecnologías de la información y comunicación, condujeran a una verdadera comunidad virtual iberoamericana (CIBEROAMÉRICA).

Finalmente, encomendaron a la SECIB elaborar un balance de los logros alcanzados por la cooperación iberoamericana en la primera década, y su proyección en la nueva etapa que se inicia.