Salvador de Bahía 1993

Foto de familia de la III Cumbre Iberoamericana Salvador de Bahía 1993

Descripción

Con ocasión de la Tercera Cumbre, los Jefes de Estado y Gobierno Iberoamericanos reafirmaron su pleno compromiso con la democracia representativa, el respeto, la defensa y la promoción de los Derechos Humanos y de las libertades fundamentales; reiteraron los principios de soberanía, no intervención e integridad territorial y reconocieron el derecho de cada pueblo a constituir libremente, en paz, estabilidad y justicia, su sistema político y sus instituciones.

En este marco, los mandatarios centraron sus discusiones en el tema del desarrollo, con especial énfasis en el desarrollo social, incitando a su vez a la comunidad internacional a que se adhiera al debate.

Partiendo de la base de que el objetivo del desarrollo es la consecución de la dignidad plena de las personas, la cual está intrínsecamente relacionada con la consolidación de la democracia y la preservación de los derechos humanos, se trazaron las líneas definitorias para alcanzarlo.

Entre los temas prioritarios de un Programa para el Desarrollo, se destacaron las cuestiones de comercio, finanzas y tecnología, la deuda externa, la cooperación para el desarrollo sostenible, la promoción del desarrollo social y las cuestiones de población y corrientes migratorias. Se subrayó también, que el desarrollo social debe eliminar la pobreza, el hambre y el analfabetismo.

Cumpliendo el mandato recogido en el Documento de Conclusiones de Madrid, se iniciaron los trabajos para la elaboración de un Código Iberoamericano de Seguridad Social.

Por último, se revisó la puesta en marcha de los programas de cooperación educativa aprobados en la Cumbre precedente.

En esta III Cumbre, los mandatarios centraron sus discusiones en torno al tema del desarrollo, con énfasis en el desarrollo social. Asimismo, abordaron las siguientes materias de cooperación Iberoamericana:

  1. El combate a la pobreza y el financiamiento del desarrollo;
  2. La educación, cultura, salud, ciencia y tecnología como instrumentos del desarrollo;
  3. Las soluciones de conjunto y las cuestiones intersectoriales;
  4. La salud y el desarrollo, el SIDA como una cuestión social y económica;
  5. La educación y los programas de cooperación económica;
  6. La creación de un Forum Permanente sobre Gestión Pública y Problemas de Gobierno para América Latina, Caribe, España y Portugal;
  7. El Programa Gerencial de Informática en la Administración Pública;
  8. La cultura y la “Cumbre del Pensamiento”.
  9. La niñez en la agenda del desarrollo y la democracia;
  10. La agricultura y recursos naturales;
  11. La ciencia, la tecnología y la cooperación técnica;
  12. La Seguridad Social.

En su discusión sobre el desarrollo, con énfasis en el desarrollo social, los mandatarios iberoamericanos coincidieron en las siguientes afirmaciones, conclusiones y recomendaciones:

Una reflexión que propicie un nuevo diálogo sobre el problema del desarrollo, basado en la premisa de que condiciones económicas y sociales favorables fortalecen la paz, y en la convicción de que las Naciones Unidas constituyen el foro por excelencia para el planteamiento y la solución de los problemas globales de forma integrada en cuanto a sus dimensiones políticas, socioeconómicas y humanitarias.

La existencia de costos sociales y ambientales en los procesos de industrialización y de ajuste impone que el Estado actúe con determinación en la promoción de los cambios estructurales que se requieren para el logro de sociedades más equitativas y para la erradicación de la pobreza.

Una relación mutua y estrecha entre la consolidación de la democracia y la promoción del desarrollo.

La meta final del desarrollo es la consecución de la dignidad plena del hombre.

Entre los temas substantivos de un Programa para el Desarrollo, destacan las cuestiones de comercio, finanzas y tecnología, la deuda externa, la cooperación para el desarrollo sostenible, la promoción del desarrollo social y las cuestiones de población y corrientes migratorias.

Un renovado sistema multilateral de comercio debe contar con reglas de intercambio comercial más justas y equitativas, la progresiva eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias y, fundamentalmente, debe evitar prácticas desleales de comercio, medidas unilaterales restrictivas y medidas proteccionistas.

En lo que se refiere al acceso a tecnologías, incluso a tecnologías sensibles, para el desarrollo económico y social, se vislumbran señales alentadoras del diálogo Norte-Sur. Este diálogo se enmarca en el progreso hacia objetivos amplios y equilibrados de no proliferación, en todos sus aspectos, de armas de destrucción masiva, y en la promoción de la transferencia de alta tecnología para fines pacíficos.

El desarrollo social incluye acciones dirigidas a mejorar la distribución del ingreso, erradicar la pobreza e incrementar y dar prioridad al gasto social en función de las necesidades básicas en salud, educación y seguridad social.

El aumento significativo de las corrientes migratorias internacionales, como consecuencia de la pobreza o de la violencia, muestra la necesidad de que el Norte y el Sur encuentren soluciones a los problemas económico-sociales de los países en desarrollo así como para garantizar el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes.

En los temas de Cooperación Iberoamericana, se llegó entre otras, a las siguientes conclusiones,

1) En la cooperación política, destacaron los siguientes logros:

  • Las consultas entre Cancillerías en casos de especial urgencia y relevancia, se concretaron en apoyo a los regímenes emanados de la voluntad popular.
  • La decisión conjunta de solicitar a la Asamblea General de Naciones Unidas la inclusión de un tema adicional en su 47 período ordinario de Sesiones, en el que se solicita una opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el principio de la no aplicación extraterritorial de las Leyes de un país a otro.
  • El apoyo a las candidaturas de Brasil y España para ocupar los puestos de Miembros No Permanentes del Consejo de Seguridad durante el período 1993-1994.
  • La puesta en marcha de los programas de cooperación aprobados en la II Cumbre, especialmente en los campos Educativo, Sanitario y de Ciencia y Tecnología.

2) En relación a la lucha contra la pobreza, decidieron asegurarle carácter prioritario, tanto en la acción gubernamental como en la asignación de recursos; formular y ejecutar programas nacionales permanentes en tal sentido; garantizar eficiencia y transparencia en el uso de los recursos a ese objeto destinados; y buscar la cooperación de los organismos regionales e internacionales de crédito y de promoción del desarrollo para los programas nacionales.

3) En el financiamiento para el desarrollo, tomaron nota de cuatro principales desafíos:

  • La incorporación de los sectores de la economía informal.
  • La superación de las disparidades regionales en el interior de cada país.
  • La adopción de políticas macroeconómicas y sectoriales que promovieran el aumento de la competitividad en el contexto del proceso de globalización de la economía internacional.
  • Y la promoción del desarrollo sostenible.

4) En Salud y Desarrollo, resaltaron la necesidad de dedicar mayores recursos financieros y humanos a las actividades de lucha contra el VIH/SIDA; de promover la transferencia de tecnología y la diseminación de información científica y técnica; y expresaron su satisfacción por los avances realizados para la ejecución del Plan Regional de Inversiones en Ambiente y Salud, en atención a las resoluciones de las Cumbres de Guadalajara y Madrid.

5) En Educación, destacan las siguientes recomendaciones:

  • Apoyar y profundizar el desarrollo de programas de atención integral a niños y adolescentes para el empleo futuro.
  • Atribuir un carácter más flexible a la Educación Técnica y a la Formación Profesional.
  • Reforzar la introducción de nuevas tecnologías educativas en las escuelas y centros de formación y poner en marcha sistemas de educación abierta y a distancia.
  • Y desarrollar estas políticas a través de la cooperación técnica y financiera internacional.

6) En cuanto a los programas de cooperación iberoamericana ya puestos en marcha en el campo de la Educación, se comentaron los siguientes:

  • Programa de Televisión Educativa Iberoamericana, Programa Mutis de intercambio de postgraduados, y Programa de Alfabetización y Educación básica de adultos.

Asimismo, los mandatarios

  • Acogieron con interés la creación de un Forum Permanente sobre Gestión Pública y Problemas de Gobierno para América Latina, España y Portugal.
  • Apoyaron el proyecto presentado por el “Serviço Federal de Processamento de Dados (SERPRO)” de Brasil, en el sentido de organizar el “Programa Gerencial de Informática en la Administración Pública “, orientado hacia los administradores y técnicos de informática que trabajen en instituciones gubernamentales de los países iberoamericanos.
  • Destacaron la importancia de iniciativas como la Cumbre del Pensamiento, que examinó el papel de la democracia, de los derechos humanos, de la educación, de la cultura, de la ciencia y de la tecnología en la construcción de sociedades desarrolladas, y apoyaron las propuestas contenidas en su documento final.
  • Y tomaron nota de las conclusiones de la I Conferencia de Ciudades para el Siglo XXI, donde se examinaron los problemas urbano-ambientales que afectan particularmente a las grandes ciudades latinoamericanas.

7) En relación a la niñez en la agenda del desarrollo y la democracia, destacaron la importancia de dar prioridad a la asignación de recursos para asegurar el cumplimiento de los “Planes Nacionales de Acción (PNA)”; decidieron integrar plenamente en las estrategias nacionales de desarrollo a los PNA; y coincidieron en impulsar las políticas nacionales en favor de la niñez.

8) En agricultura y recursos naturales, resaltaron la importancia del desarrollo y expansión de la Agricultura para la superación del hambre y la pobreza, principales obstáculos al desarrollo sostenible en los países latinoamericanos.

9) En ciencia, tecnología y cooperación técnica, subrayaron la necesidad de:

  • Potenciar iniciativas regionales en ciencia y tecnología, como el Mercado Común del Conocimiento, el CYTED, el Programa Bolívar, la RITLA, el COLCYT y el Acuerdo Marco de la ALADI.
  • Perfeccionar con urgencia los métodos de gestión de la cooperación, buscando madurar una nueva concepción de cooperación.
  • Profundizar los estudios sobre la idea de crear una Universidad Abierta Iberoamericana de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Sostenible.

10) En cuanto a la Seguridad Social, confirmaron que ya se habían iniciado los trabajos para la elaboración de un código iberoamericano de seguridad social, proyecto apoyado por la Organización Iberoamericana de Seguridad Social.